Madera

Madera

MADERA

La madera es un material noble cuyo uso en una vivienda puede ser tanto estructural como decorativo, dando lugar a espacios cálidos y acogedores. Bien sea como objeto o como elemento constructivo, y con el fin de brindarle la protección necesaria, es necesario tomar las medidas adecuadas para que conserve su belleza y resistencia.

Como ma...

MADERA

La madera es un material noble cuyo uso en una vivienda puede ser tanto estructural como decorativo, dando lugar a espacios cálidos y acogedores. Bien sea como objeto o como elemento constructivo, y con el fin de brindarle la protección necesaria, es necesario tomar las medidas adecuadas para que conserve su belleza y resistencia.

Como material orgánico que es y debido sus características naturales, la madera es susceptible de ser degradada por agentes atmosféricos, químicos o naturales. El sol, el agua de lluvia, los hongos o los insectos pueden deteriorarla si no tomamos las medidas adecuadas.

Antes de decidirnos por un sistema u otro, debemos tener en cuenta el tipo de madera que deseamos proteger o decorar. Existe una gran variedad de especies, y según sus rasgos identificativos su reacción ante los agentes externos será diferente en cada caso.

 

TIPOS DE MADERA

Maderas coníferas: También conocidas como resinosas, son de color claro y blandas. Pertenecen a esta especie los pinos y los abetos.

Maderas frondosas: De estructura leñosa y gran variedad de colores, cuentan con una amplia distribución en la península ibérica con especies como el roble, el castaño, el eucalipto o la haya. Son ricas en taninos, que pueden generar manchas en la superficie si no se bloquean.

Maderas tropicales: De color por lo general oscuro, se trata de maderas fuertes y bastante resistentes al ataque de hongos e insectos. Perteneces a este tipo especies como el ébano, el palisandro, el wengué o la teca.

 

SOLUCIONES

A la hora de optar por un producto u otro, además del tipo de madera debemos tener en cuenta el acabado que deseamos para la madera (brillante, satinado o mate), si será aplicado sobre una superficie vertical u horizontal, y si estará expuesta a factores atmosféricos o a algún tipo de desgaste.

Lasur: Al estar compuesto por resinas flexibles y al ser un producto base agua, el lasur es el sistema ideal para tratar la madera en exteriores, ya que no forma capa, sino que penetra en el poro. Podemos encontrar una amplia variedad de colores, acabados y usos, como productos específicos para bloquear taninos, con ultra protección contra los rayos ultravioleta, antideslizantes o resistentes a agentes químicos como el cloro.

Barniz: El barniz genera una capa que es la que servirá de protección a la madera. En interior dota a la madera de una gran resistencia frente a los golpes, sin embargo en exteriores será necesario usar un producto flexible y con filtros solares, ya que de otro modo la exposición a la luz y el calor provocará que se reseque y se cuartee.

 

Aceite: Los aceites nos sirven para el cuidado de maderas principalmente tropicales, como la teca, que por su dureza y resistencia son las más usadas para el exterior. Al ser absorbido por la madera, esta se nutre del aceite y conserva sus propiedades y su textura natural.

Esmalte: Pueden ser acrílicos o sintéticos. Los acrílicos son solubles en agua, lo que les da una mayor flexibilidad. Los sintéticos son más resistentes y no necesitan una preparación previa demasiado exhaustiva.

 

TRATAMIENTOS ESPECIALES

En muchas ocasiones, antes del acabado final conviene aplicar a la madera un tratamiento que le sirva de protección. Estos tratamientos pueden ser de utilidad bien para prevenir problemas en maderas nuevas como para solucionarlos donde los hubiera con anterioridad.

Matacarcomas: Protectores preventivos y curativos contra insectos xilófagos.

Gel decapante: Elimina de la madera barnices, pinturas, protectores y lasures que hayan sido aplicados con anterioridad.

Imprimaciones: Recubrimiento previo que actúa como protección contra la humedad, la corrosión o los insectos. Forma un puente de unión que hace que la pintura se adhiera con mayor facilidad.

Masillas: Para rellenar grietas o desperfectos. Fácilmente moldeable, por lo que es apta para rellenar agujeros e incluso para reconstruir pedazos que falte.

Menos
Más

Madera

Información